Skip to content

LAS DICHOSAS REFERENCIAS!!!

Seguro que has estado alguna vez en esta situación… Has participado en un proceso de selección, has pasado todas las fases y pruebas habidas y por haber…y te dicen que eres uno de los finalistas!! BIEN!! Parece que todo va sobre ruedas…pero como último paso, la empresa te solicita varios contactos para solicitar referencias.

Llegados a este punto he de decir que si la empresa hace eso, ya es muy buena señal…y no solo porque estés casi dentro, que SI!!  Si no porque te está demostrando que es una empresa que conoce y cumple con la ley…es decir, cumple con el procedimiento debidamente establecido sobre las referencias profesionales. 

Es una empresa seria, que mira por el trabajador. Solicita los contactos a los candidatos y el consentimiento de los mismos para ponerse en contacto únicamente con quien le dices. Que lógicamente será un responsable directo, compañero o supervisor.

Os imaginaís las consecuencias que podría tener un candidato si se entera su responsable que está participando en otros procesos de selección…y que se enterara porque es la propia empresa empleadora la que imprudentemente está llamando a «conocidos» y preguntando por su cuenta!!

Pues bien…que sepaís, que esto además es ilegal…Lógicamente el trabajador puede sufrir consecuencias, incluso ser despedido…y este a su vez, demandarnos por haber provocado esto, incumpliendo la ley.

Dicho esto, mi intención con este post es facilitarte información valiosa, para que este ultimo paso en el proceso de selección sea absolutamente exitoso y consigas esa gran oportunidad!!

 A continuación, diez cosas a tener en cuenta al elegir y compartir sus referencias.

1. No incluya los nombres de sus referencias en su currículum.

No es necesario ofrecer referencias a un empleador hasta que se soliciten. En lugar de incluir los nombres en su currículum, indíquelos en una hoja de papel separada (que coincida con su currículum) titulada «Referencias». 

2. Elije referencias que sean relevantes para el trabajo al que se postula. 

Para aquellos que han tenido una trayectoria profesional estructurada, esto no debería ser un problema. Sin embargo, para los que han tenido variedad de puestos/sectores, las referencias deben ser adecuadas al puesto. Por ejemplo, si está solicitando un trabajo de dependiente/a, tus referencias deberían poder hablar de sus experiencias en tienda/retail. Si estas solicitando un puesto como diseñador, tus referencias deberían poder hablar de las habilidades que posees y que te convertirían en el candidato adecuado.

3. La variedad es buena. 

Una lista de tres a cinco referencias será suficiente a menos que el empleador solicite lo contrario. Debido a que querrá elegir personas que puedan hablar sobre todas las facetas de tu experiencia, se recomienda enumerar a un superior, un compañero y un subordinado. También recuerda elegir referencias que puedan hablar muy bien de tus logros, ética en el trabajo, habilidades, educación, desempeño, etc. También puedes optar por incluir una referencia educativa (mentor) o personal (carácter) además de tus referencias profesionales.

4. Pide permiso.

Aunque la mayoría de las personas se sentirán halagadas cuando se les pida que las utilicen como referencia, algunos pueden negarse. También es una buena idea preguntar para que la persona no sea sorprendida con la guardia baja y tenga que tomarse un momento para recordar quién eres!

5. Una referencia informada es una buena referencia.   Esto es diferente a obtener permiso. Proporciona a cada referenciante una copia de tu currículum más reciente y asegúrate de que están al tanto de tus objetivos profesionales. Una buena referencia sabe quién eres y puede brindarle al empleador información sincera.

6. Proporciona información de contacto detallada y correcta.  

No debes dejarle el trabajo al empleador cuando intenten ponerse en contacto con tus referencias. Incluye el nombre completo, cargo actual, nombre de la empresa, dirección comercial e información de contacto (teléfono durante el día, correo electrónico, teléfono celular, etc.) para cada referencia.

7. A menos que se solicite específicamente, no se recomiendan cartas de recomendación.   

Estas cartas genéricas del pasado pueden haberse acumulado para tí y pueden proporcionarte un documento lleno de comentarios positivos…, pero ahí es donde radica la debilidad porque tienen que ser positivos. Los empleadores quieren escuchar a personas en la actualidad que puedan responder las preguntas que consideren relevantes para el puesto.

8. Una referencia es alguien que te conoce desde hace un año o más.   

El empleador te informará si el tiempo en el que has conocido la referencia debe exceder un año.

9. La diversidad es buena. 

Las referencias no deberían provenir todas de la misma empresa. Mézclalo y dale al empleador algo que espera, al ofrecer una lista diversa de personas con las que contactar. 

10. Da las gracias. Una vez que hayas completado tu búsqueda de trabajo, asegúrate de agradecer a las personas que aceptaron ser utilizadas como referencias. Los empleadores no pueden llamar a toda tu lista; pero independientemente, un «gracias» no cuesta nada.

 

¿Te has sentido identificado con este post? ¿Pondrás estos tips en marcha? ¡Cuéntanos!

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies